lunes, 20 de marzo de 2017

CRÓNICA DE UN TIRO ANUNCIADO

Por Ernesto Pérez Vera

Mira que llevo tiempo diciéndolo, pues nada, ya ha ocurrido: un policía local de La Línea de la Concepción se ha pegado un tiro él solito, por maridar una mala y escasa formación en el manejo de su arma y la funda Automatic Holster, aquella conocida como AH, la que permite alimentar la recámara de las pistolas, aun cuando no se produzca el desenfunde. He despotricado tanto durante tanto tiempo de la AH, que quienes están detrás del prostituido negocio de vender mentiras, me usan como blanco de sus improperios cada vez que se acuerdan de mí. Hasta cierto punto es lógico que me llamen mamón entrometido de los cojones y ‘tocahuevos’, pues no me callo y escupo cada vez que piden mi opinión sobre este asqueroso engendro.

Ahora se ha tratado de una descarga involuntaria, o sea, de un tiro escapado durante una nefasta manipulación del arma. Un accidente. Pero ojo, la pistola requirió de una manipulación porque la fundita automática no cumplió su palabra de otorgar seguridad. Todo lo contrario, el trasto en cuestión mostró su verdadera cara, la cara que algunos instructores ya le conocemos desde hace años. La inseguridad que ofrece este aparato es tal, que llega a cargar las pistolas incluso sin la intervención manual, directa y voluntaria de su portador. Sí, esto es lo que le sucedió al agente antes referido, como por otra parte también a otros usuarios de la susodicha AH, si bien hasta este momento y gracias a Dios no se había derramado sangre.

Y es que el maldito armatoste de marras puede llegar a producir la alimentación simpática de la pistola, a poco que sobre su empuñadura se ejerza algo de presión hacia abajo, incluso cuando se permanezca sentado en el asiento del coche, como es el caso del funcionario linense, que empujó sin querer el arma contra el respaldo del asiento al sentarse. A unos cuantos policías diestros que yo conozco les ha sucedido lo mismo al descender del vehículo y presionar (roce enérgico) la empuñadura contra el volante, en el instante justo de girarse los agentes para bajar del coche por el lado del conductor. Esto es muy pero que muy peligroso, porque los usuarios no siempre se percatan a tiempo de la incidencia. Pero lo peor de todo es que la pistola en estos casos queda dispuesta con los mecanismos de disparo en simple acción (SA) y, por consiguiente, con un cartucho alojado en la recámara. A esto se le llama, sí o sí, siembra de accidentes.

Estas cosas van siendo silenciadas a la par que van sucediendo. Hay intereses en juego, amén de demasiado desinterés. Percances de la misma naturaleza están padeciendo no pocos policías que trabajan con la pistola en condición de tiro de doble acción (DA). Solo que en estos casos, además de ver como las pistolas quedan igualmente mecanizadas en SA, los agentes comprueban, estupefactos, como sale eyectado el cartucho que ellos mismos habían depositado previamente en la recámara. Un despropósito, vamos.

Espero que este excompañero de plantilla se recupere pronto y totalmente de sus dolencias, las cuales consisten en una herida por arma de fuego con orificio de entrada en la parte superior de la rótula (cabeza del cuádriceps) y orificio de salida por el gemelo del mismo miembro; siendo la trayectoria trazada por el proyectil claramente descendente. Supongo que damnificado le exigirá explicaciones y responsabilidades al jefe del cuerpo que en su momento firmó la adquisición de la ‘truñomátic’ esta. También tendrá algo que decir al respecto el fabricante y diseñador del producto, quien a buen seguro negará la mayor.

Lo positivo es, si acaso existe algo bueno en todo esto, que la bala que atravesó la pierna no hirió a ninguno de los presentes en la escena, pese a que rebotó en el suelo tras abandonar la extremidad (sobrepenetración), siendo finalmente recuperada incrustada en la pared de la estancia policial en la que se produjo el incidente. El cartucho en cuestión montaba una punta blindada, pero igualmente se hubiese producido el exceso de penetración, así como el rebote, de haber montado un proyectil semiblindado o de plomo.

Pero créanme, esto todavía no ha acabado: los accidentes siguen sobrevolando a baja cota, al acecho del próximo sobresalto. A ver qué pasa cuando un usuario de AH se vea atrapado por el distrés emocional propio de la metamorfosis psicofisiológica que apadrinan los eventos que sugieren riesgos vitales. Hablo de esas situaciones, siempre muy rápidas y violentísimas, que se producen de modo súbito e inesperado cuando alguien quiere quitar de en medio a alguien. Ya veremos, porque esta funda es completamente antagónica a la propia naturaleza de la supervivencia.

Por cierto, algunas personas aducen a favor de este bodrio que la extracción de la pistola es la más rápida del mundo, incluso cuando para sacarla alimentada haya que realizar extraños y antinaturales movimientos manuales. Pero es falso, no se lo crean, es una milonga muy gorda, perfectamente diseñada para embaucar a quienes no saben nada o solamente saben lo justo (demasiados). Quienes manifiestan semejante bobada sostienen que el desenfunde se ejecuta con mayor celeridad y seguridad que si se lleva a cabo con otra funda moderna, hasta si el arma se saca ya presta para disparar en DA. Solamente los ignorantes pueden aseverar esto, a no ser que para cronometrar la comparativa se le entregue la AH a una persona expresamente entrenada y la otra pistolera se le endiñe a un mandril manco con párkinson.   

 En diciembre de 2015 me pronuncié sobre lo mismo, en estos términos:

2 comentarios:

  1. Apreciado compañero:
    No llego, ni de lejos, a la altura de tus conocimientos. Pero humildemente comparto tu criterio en este caso (como en el 99% de tus opiniones, por no decir 100%). ¿Semejante utensilio no ha sido retirado del mercado? ¿Existen compañeros que lo utilizan? Luego todo el mundo se indigna por la "temeridad" de portar el arma alimentada ¿y no lo hacen por semejante temeridad?

    Un cordial y afectuoso saludo de una lectora asidua.

    ResponderEliminar
  2. Buenas escribo sobre este asunto, no se produce el tiro si no metes el dedito en el disparador, la funda en si la conozco no soy partidario de su automatismo porque los compañeros que la adquieren no lo práctican, pero en si la funda calidad precio no esta mal. Si ese compañero se ha dado un tiro accidental algo hizo que no era lo adecuado. Saludos

    ResponderEliminar