sábado, 20 de mayo de 2017

Supervivencia, estrés y visión túnel, en la TV

Por Ernesto Pérez Vera

Escena de ‘Blue Bloods’, una muy buena y divertida serie de televisión sobre la Policía de Nueva York. Es un vídeo corto, breve, por lo que te insto a verlo, a mirarlo. Óyelo todo con suma atención. Merece la pena, de verdad. El tío del bigote es el jefe supremo del cuerpo, y ella, la chica madura, es una fiscal (tal vez sea más cierto que es una comisionada del Comité de Ética y Buena Conducta del NYPD, un organismo independiente y ajeno a la Policía. Algo muy anglosajón). Se trata de una lección teórico-práctica de fisiología humana durante el enfrentamiento armado. Una clase básica y rápida, muy aprovechable, sobre supervivencia y estrés. Se ve que las teleseries, a veces, sirven como medio de instrucción (las menos veces, la verdad).



Como me acaba de decir por teléfono Eduardo de Cobos, también llamado Eduardo Manospistolas: “Ernesto, lo bueno es que si muchos jefes, jueces y fiscales  (y yo añado policías) se dejaban engañar hasta ahora por las escenitas irreales de Hollywood, hoy, ya,  podrán dejarse llevar por la verdad de algunas buenas series y películas. Por fin empezamos a ver cine bien asesorado”.

1 comentario:

  1. Muy bueno, sí señor. He de reconocer que sigo la serie desde hace varios años, y he visto todos los capítulos de las distintas temporadas, y recordaba esta escena ¿por qué? Porque hicimos algo parecido con nuestro Alcalde y Concejal de Seguridad.
    Se trataba de cambiar las obsoletas Y PELIGROSAS fundas de cuero y de cordura de las que nos dotaban. Se les colocó un cinto reglamentario a cada uno. El Sr. Alcalde portaba funda de cordura, y el Sr. Concejal de Seguridad Ciudadana una de cuero.
    Al Alcalde lo enfrentamos a un "choro". Na´ una situación de lo mas cotidiana. Vas a identificarlo por presuntamente haber estado mirando el interior de los vehículos y de repente, sin mediar palabra con el Jefe Supremo de la Policía Local, se le abalanza y le coge la funda con tales ganas, que se la arrancó del cinturón junto con el arma simulada que portaba echando a correr, dejando "ojiplático" al Sr. Alcalde, con los hombros hacía arriba y preguntándose: "¿Qué ha pasado?".
    Al Edil, con su funda de cuero, lo pusimos en el depósito de vehículos y le pusimos una "liebre" que acababa de apuñalar a un compañero. Tendría que correr, saltar, voltear y reptar por el depósito tras el "navajero", resultando que perdió el arma al chocar contra los coches. Literalmente, le salió volando y no se dio ni cuenta, siendo testigo de todo lo acontecido el Alcalde.
    Tras ambos simulacros, se les informó que no se les podría hacer responsables a los Agentes de la pérdida o sustracción del arma reglamentaria, puesto que el Ayuntamiento dotaba de dicho material a los mismos, todo ello acompañado de un Dossier de 5 páginas, siendo que a los pocos meses, todos portaban ya fundas de seguridad "anti-hurto".
    Y es que no hay nada como "mamarlo" para comprobarlo ;)
    ---
    "Ante ferit quam flamma micet"

    ResponderEliminar