Supervivencia, estrés y visión túnel, en la TV

Por Ernesto Pérez Vera

Escena de ‘Blue Bloods’, una muy buena y divertida serie de televisión sobre la Policía de Nueva York. Es un vídeo corto, breve, por lo que te insto a verlo, a mirarlo. Óyelo todo con suma atención. Merece la pena, de verdad. El tío del bigote es el jefe supremo del cuerpo, y ella, la chica madura, es una fiscal (tal vez sea más cierto que es una comisionada del Comité de Ética y Buena Conducta del NYPD, un organismo independiente y ajeno a la Policía. Algo muy anglosajón). Se trata de una lección teórico-práctica de fisiología humana durante el enfrentamiento armado. Una clase básica y rápida, muy aprovechable, sobre supervivencia y estrés. Se ve que las teleseries, a veces, sirven como medio de instrucción (las menos veces, la verdad).



Como me acaba de decir por teléfono Eduardo de Cobos, también llamado Eduardo Manospistolas: “Ernesto, lo bueno es que si muchos jefes, jueces y fiscales  (y yo añado policías) se dejaban engañar hasta ahora por las escenitas irreales de Hollywood, hoy, ya,  podrán dejarse llevar por la verdad de algunas buenas series y películas. Por fin empezamos a ver cine bien asesorado”.

Comentarios

  1. Muy bueno, sí señor. He de reconocer que sigo la serie desde hace varios años, y he visto todos los capítulos de las distintas temporadas, y recordaba esta escena ¿por qué? Porque hicimos algo parecido con nuestro Alcalde y Concejal de Seguridad.
    Se trataba de cambiar las obsoletas Y PELIGROSAS fundas de cuero y de cordura de las que nos dotaban. Se les colocó un cinto reglamentario a cada uno. El Sr. Alcalde portaba funda de cordura, y el Sr. Concejal de Seguridad Ciudadana una de cuero.
    Al Alcalde lo enfrentamos a un "choro". Na´ una situación de lo mas cotidiana. Vas a identificarlo por presuntamente haber estado mirando el interior de los vehículos y de repente, sin mediar palabra con el Jefe Supremo de la Policía Local, se le abalanza y le coge la funda con tales ganas, que se la arrancó del cinturón junto con el arma simulada que portaba echando a correr, dejando "ojiplático" al Sr. Alcalde, con los hombros hacía arriba y preguntándose: "¿Qué ha pasado?".
    Al Edil, con su funda de cuero, lo pusimos en el depósito de vehículos y le pusimos una "liebre" que acababa de apuñalar a un compañero. Tendría que correr, saltar, voltear y reptar por el depósito tras el "navajero", resultando que perdió el arma al chocar contra los coches. Literalmente, le salió volando y no se dio ni cuenta, siendo testigo de todo lo acontecido el Alcalde.
    Tras ambos simulacros, se les informó que no se les podría hacer responsables a los Agentes de la pérdida o sustracción del arma reglamentaria, puesto que el Ayuntamiento dotaba de dicho material a los mismos, todo ello acompañado de un Dossier de 5 páginas, siendo que a los pocos meses, todos portaban ya fundas de seguridad "anti-hurto".
    Y es que no hay nada como "mamarlo" para comprobarlo ;)
    ---
    "Ante ferit quam flamma micet"

    ResponderEliminar
  2. Espectacular lección. No hay que añadir mucho más.

    Un saludo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

CUANDO LAS RATAS PRESUMEN DE PLACA, SIN SABER QUÉ ES SER POLICÍA