Con Hans Christian Andersen en Málaga


Por Ernesto Pérez Vera

Aunque nació en Odense (Dinamarca) en 1805, el autor de El patito feo y La sirenita aguanta bien el envite de los años. Tan insigne viajante, poeta y escritor recorrió España en 1862, llegando a manifestar en su obra Viaje por España, que "en ninguna otra ciudad española he llegado a sentirme tan dichoso y tan a gusto como en Málaga".

La cosa es que paseando con mi mujer por la avenida Andalucía de la capital de la Costa del Sol, lo vimos sentado en un banco. Estaba descansando bajo la fresca sombra de una gran palmera. En un principio no me atreví a acercarme a él, pero finalmente me armé de caradura y decidí saludarlo. No voy a negar que me encontraba muy nervioso, pues Hansi, como me pidió que le llamara, ha publicado, ¡ahí es nada!, casi ciento setenta cuentos infantiles (también ha cosechado éxitos en otros géneros literarios). Pues bien, en esas estábamos cuando me dijo que me había reconocido y que sabía perfectamente quién era yo. ¡Toma ya! Pero claro, esto me estresó aún más, la verdad. Pronto quedé petrificado: quería que le dedicara mi libro. Me dijo que lo había leído dos veces y que desde el principio quedó atrapado por la narración de los sucesos recogidos en la obra. Se refería, efectivamente, a En la línea de fuego. Yo no daba crédito a lo que estaba oyendo, María José, mi mujer, tampoco.

Lo cierto es que va a comprar dos ejemplares más, o eso me participó, uno para su primo Soren, que es policía en Copenhague, ciudad a la que pronto viajará para fijar allí su residencia definitiva; y otro para Walter Dickens, el segundo hijo varón de Charles Dickens, su gran amigo y compañero inglés. Walter, al parecer, se ha inclinado finalmente por el mundo de la milicia, pero desde muy pequeño parecía que se iba a decantar por el ingreso en la recién creada Policía Metropolitana de Londres. Él se lo pierde.

En fin, cositas que pasan cuando uno viaja aunque sea a la provincia de al lado. Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

Comentarios

  1. ¡Muy bueno , amigo!, por cierto a él se le ve más "bronceado" que a ti. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Manolo, mi amigo Hansi lleva todo el verano de viaje por España, de ahí que luzca tan bronceado el jodío. Lo lleva bien, la verdad.

      Un abrazo.

      Ernesto

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

CUANDO LAS RATAS PRESUMEN DE PLACA, SIN SABER QUÉ ES SER POLICÍA