Bilbao and "En la línea de fuego"

 Por, Ernesto Pérez Vera

Tras finalizar la presentación de “En la línea de fuego: la realidad de los enfrentamientos armados” en Bilbao el jueves 13 de noviembre, vamos a por Cádiz el 17 de diciembre (en unos días ampliaremos más información).

En Vizcaya, en un acto espléndidamente organizado por el inspector de la Unidad de Tiro y Armamento de la Policía Municipal de Bilbao, nos dimos cita ambos autores del libro, uno de sus protagonistas, un instructor de la Asociación Española de Instructores de Tiro Policial (AEITP) y más de ciento veinte asistentes que acudieron como público, todos los cuales nos reunimos en un fabuloso salón del Frontón Bizkaia, dotado de modernísimos medios técnicos audiovisuales y de personal especializado para su uso. El acto de presentación de la obra estaba enmarcado en un seminario que empezó a las 9 horas con una estupenda conferencia de Mario Martín, policía, criminólogo e instructor de la AEITP. Martín versó sobre diversos materiales policiales como la cartuchería expansiva y los equipos de baja letalidad. Tras el oportuno turno de preguntas al ponente se dio paso a un descanso. Posteriormente un agente de la policía vasca dio a conocer su experiencia personal en el curso de un atraco con armas. Este funcionario verbalizó, de principio a fin, cómo consiguió abatir a su oponente con  dos impactos de bala efectuados con su pistola. A.Y.P., como así se llama este policía, resultó levemente herido gracias a que uno de los proyectiles contra él dirigidos fue detenido por su chaleco de protección balística. Este narrador y superviviente emocionó a los presentes en varias ocasiones. Para él no fue fácil ni el antes, ni el durante ni el después. A esta ponencia siguió el almuerzo.


Por la tarde, a eso de las 16:30 horas y después de que los autores de “En la línea de fuego” fuesen entrevistados por una periodista de “El Correo”, se dio inicio a la presentación de la obra editada por Tecnos (Grupo Anaya). En la mesa de presentación, junto con quienes firmamos el libro, se encontraba Tomás Carrillo, organizador y director del seminario. Tras unas palabras del anfitrión, un servidor abrió el baile describiendo ante los asistentes, por cierto llegados desde diversas provincias vascas y otras ajenas a esta comunidad (Barcelona, Madrid, Burgos, Pamplona, Santander, etc.), la estructura del libro y el porqué del anonimato de sus casi treinta protagonistas. Posteriormente sería Fernando Pérez Pacho quien, como autor y psicólogo clínico, desgranaría las respuestas más frecuentemente registradas a los colaboradores de la obra, quienes mataron o hirieron a sus contrarios… o bien estos últimos produjeron serías lesiones a los propios agentes o a sus compañeros.


Al acabar nuestras exposiciones abrimos un turno de preguntas relacionadas con el contenido del libro y sobre las respuestas emocionales y técnicas que ejecutan, en situaciones extremas, los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley y perseguir el crimen. Como en el resto de eventos ya celebrados para dar a conocer la obra (Ávila, Valencia, Zaragoza, Sevilla, La Línea y Calafell), muchas personas del público formularon preguntas con enjundia. Cuestiones altamente preocupantes, para quienes integran las fuerzas de seguridad pública y privada, fueron puestas varias veces sobre el tapete. El acto se dio por concluido cuando los autores firmamos ejemplares a cuantos lectores lo solicitaron, no poniendo ninguno de nosotros objeción alguna a realizarnos fotografías con quienes así lo propusieron. Si bien me siendo muy honrado con la presencia de todos los allí citados, especial emoción sentí al ver entre los oyentes a un protagonista del libro que traspuso desde muy lejos y en cuyo cuerpo aún son muy visibles las secuelas de un grave atentado perpetrado contra su vida.

Pese a que estaba anunciado que la jornada iba a llevarse a término en otro punto de Bilbao, esto no pudo materializarse ante la queja formulada por los integrantes del Grupo Municipal de Bildu en el consistorio bilbaíno. Los ediles dijeron que un puñado de policías suponía un peligro para la sociedad local, si estos departían sobre el modo en que habían sobrevivido los protagonistas de la obra. Menudo despropósito. “En la línea de fuego” es un volumen de vida, de supervivencia. Es una narración cargada de emocionantes relatos de servidores públicos que fueron puestos contra el paredón por una minoría, cuando defendían el libre ejercicio de los derechos y las libertades de una mayoría. Por cumplir con una misión sagrada frente a traficantes unos, terroristas otros, atracadores varios y enajenados mentales otros tantos. En fin, personas que quedaron marcadas para siempre de una u otra forma, por hacer cumplir la ley exponiendo el pellejo, algo que muchas veces no es reconocido ni por las propias instituciones públicas. Todo lo contrario, en más ocasiones de las que todos podemos permitirnos, los policías son doblemente victimizados por sus compañeros, mandos, etc. Como dice Fernando, mi socio editorial en esta empresa, las bajas pasiones humanas encuentran un buen caldo de cultivo tras producirse incidentes serios del perfil de los radiografiados en nuestro libro.

Comentarios

  1. Colega, no consigo su libro en Argentina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Víctor. Posiblemente tengas que pedirlo a España. Prueba con esta tienda que suministra a Iberoamérica: Agapea Libros Urgentes.

      Un saludo y muchas gracias.

      Ernesto

      Eliminar
  2. Enhorabuena a los organizadores de este evento en Bilbao, a los autores de la obra y a todos los asistentes al mismo.
    Es muy importante que La realidad de los enfrentamientos armados llegue al general conocimiento de todos los operadores del Derecho, en especial a los que juzgan estas actuaciones policiales cuando son judicializadas, pues de ellos dependen, que no se les arruinen las vidas a los policías con escasa y mala formación que arriesgan su integridad física y sus propias vidas, muchas veces de forma inconsciente que encima sean represaliados judicialmente.
    Actualmente, los policías convencionales (de proximidad o calle) temen más a los fiscales y a los jueces que a los propios criminales. En España vivimos una época de terror judicial que reprime las actuaciones policiales, debido a un claro desconocimiento de la realidad de esas situaciones extremas y a un mal uso del principio de proporcionalidad.
    De nuevo, felicidades a todos, que esta verdad siga recorriendo toda la geografía española y que no pare de fluir este conocimiento empírico, técnico y científico; pues así es como se debe despertar a las conciencias obtusas. Como bien está recogido en la obra, a los policías se nos prohíbe tener miedo, como si fuéramos máquinas, en vez de enseñarnos a conocer el miedo y como controlarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tan estructurado y argumentado comentario, Casimiro.

      Un saludo.

      Ernesto

      Eliminar
  3. Hola Ernesto, pues lo dicho, no cabe más que felicitaros a ti y a Fernando una vez más y espero que muchas más, seguro. Felicidades a Casimiro por su comentario, mas claro agua. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo, Manolo.

      Gracias.

      Ernesto

      Eliminar
  4. Me las pierdo todas :( Al final voy ha tener que organizarla yo mismo para poder asistir a una y para que me dediques el libro ;)
    Mi mas sincera enhorabuena a los organizadores, pues según el artículo... estuvo de lujo.
    ---
    "Ante ferit quam flamma micet"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Josma, ¡quién sabe si se presenta de nuevo en Valencia!

      Un abrazo.

      Ernesto

      Eliminar
  5. No hay mayor satisfacción que el deber cumplido, el trabajo bien hecho. Desde este blog has abierto una caja que lis paletos siempre tratan de mantenerla cerrada. Has puesto en evidencia lo evidente y es que ante una agresión en la que un sujeto tiene la determinación de tirar para delante desde que salió esa mañana de casa y quien le enfrenta, el que está para pararlo, su mente está limitada en idioteces transmitidas por idiotas, por paletos, ocupado en el que me pasara o en la falsa creencia de que en un doble-tup lo va a parar, y un largo etc de preocupaciones que para cuando quiera reaccionar se ha repartido el mismo los tiros que ha soltado el contrario que de seguro no van a ser dos
    Ahora, con el desgraciado suceso de Vigo, sólo hablan de chalecos antibalas, POR FAVOR!!!, de poco te va a servir un chaleco si no estas preparado y no conoces La Realidad de los Enfrentamientos Armados, y si no tenéis suficiente, leer los informes LEOKA y los artículos de Ernesto referidos a estos informes, os encontraréis que los muertos llevaban chaleco y de los buenos, no como los que venden por aquí...
    Ernesto, para mi fue un placer conocerte y me dio pena no contar con el día entero, estoy muy orgulloso del trabajo que habéis hecho, honráis nuestras historias, ..., y tenías gente por la mañana muy interesada que pertenece a un grupo especial de intervención, el responsable de su formación,
    Un abrazo de tu amigo CAP-13

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, el honor fue nuestro. ¡Un abrazo!

      Ernesto

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

CUANDO LAS RATAS PRESUMEN DE PLACA, SIN SABER QUÉ ES SER POLICÍA