VA POR TI, ¡Y LO SABES!

Por, Ernesto Pérez Vera

Algunos nacen con el gen de la gilipollez a flor de piel. Otros lo cultivan con el paso de los años. Oye, a veces hasta yo mismo pienso que soy uno de ellos, no creas. Quienes terminan acreditando pertenecer a tan pringoso y chorreante club, suelen prepararse concienzudamente las oposiciones a gilipollas del culo. No pienses que obtener una de estas plazas resulta sencillo, pese a lo cual todos los años se cursan miles de instancias. Codazos por un puesto. Jamás quedan vacantes desiertas. Obviamente, solo los más prestigiosos, caracterizados y destacados mentecatos obtienen el fruto de tantos años de cornadas en el espejo.

De entre los buenos, únicamente los mejores terminan ascendiendo a baboso gilipollas, uno de los puestos más codiciados entre los novatos afiliados a esta casta. Hasta aquí ha llegado el necio mameluco que hoy dice blanco, que mañana dirá negro, que pasado mañana defenderá el gris marengo y que ayer proclamó el verde. Un daltónico intelectual, que misteriosa y poderosamente me induce a responder a sus huérfanos comentarios. Grave error por mi parte es entrar al trapo del neuronalmente estéril, lo que confirma que estoy a un cuarto de hora de gilipollear yo también. El tío se lo hace bien, la verdad, no en vano siendo pequeñito fue varias veces galardonado con el título de gilipollas distinguido, motivo por el cual cuenta con amplia experiencia en necear a ritmo de parpadeo.

No obstante, el niño gilipuertas que no deja de porculear con la pelota en patio ajeno, ha seguido haciendo suficiente acopio de méritos fecales. Asimismo, cuenta en su haber con numerosos y recientes reconocimientos como gilipollas del mes, por lo que en cualquier momento podría ser promovido al empleo de gilipollas con mayúsculas, donde a buen seguro no detendrá su fulgurante carrera como gran hacedor de “power points” tácticos.

Comentarios

  1. Espero no ser yo el galardonado con tan prestigiosa distinción.
    Un abrazo fuerte y mucho éxito en Cantabria.
    Ojalá pudiese estar allí.

    ResponderEliminar
  2. No sé quien será el gilipollas que tantos méritos como tal ha recopilado. Pero que, por favor, se quede bien lejos y sin contaminar. Aunque me temo que no podrá ser. Me equivoco?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde mi punto de vista... contamina. Por lo menos lo intenta.

      Eliminar
  3. Ernesto, creo, desde mi humilde opinión, que vas a tener que especificar un poco más a quien dedicas tu entrada, pues a mi, por lo menos, me induce a error al venirme a la cabeza unos cuantos a los que se les podría "tildar" con ta maña distinción, y no creo que tú los conozcas ;)

    Es broma, pero si desde luego lo que sí es cierto, es que cada uno recoge lo que siembra. Cada uno de nosotros siempre, y cuando digo siempre es "Per secula seculorum", seremos recordados por mandos, compañeros, y el recuerdo que a mi más me importa, por la población a la que servimos, por como actuamos con cada uno de ellos, por lo que, cada palo que aguante su vela, porque como te arrimes al árbol equivocada, a lo mejor la sombra que te da es "sombría" para siempre.

    Si te ha servido de válvula de escape, me alegro, y que lo a ti ocurrido, sirva para quitar la venda de los ojos a los demás compañer@s. Un saludo.
    --
    "Ante ferit quam flamma micet"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Josma, como seguramente todos tenemos un gilipollas en nuestra vida, no me molestaría que cada uno personificase estos tres párrafos y se los dedicase a su gilipollas del día, un título que frecuente acuño.

      Eliminar
  4. jajjaaja me hace gracia como te enciendes,,Tranquilo Ernesto la vida es asi,,un abrazo amistoso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me relaja escribir. Unas veces escribo sobre balas, otras sobre pistolas y otras veces sobre esto. Sólo es eso. Este texto me lo podría hasta autodedicar.

      Eliminar
  5. Afortunado el que tenga que aguantar solamente a uno de los personajes y personajillos que pueden ser definidos de esta manera.

    ResponderEliminar
  6. Jajajaja, lo has clavado, sin tener la menor idea de quien hablas me sirve para poner cara a todos y cada uno de los párrafos escritos, no se cómo lo haces, Ernesto, pero siempre das en el clavo, un abrazo y haber si te veo en Cantabria. José M Lobato

    ResponderEliminar
  7. Os aseguro que al cabo del día tengo delante o a mi lado, no pocos personajes pertenecientes a la especie descrita por Ernesto.
    Un saludo, Ifwin.

    ResponderEliminar
  8. Hola Ernesto, hay que tomar mucho café para adivinar quien es el galardonado... Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con leche amigo mio... Gracias. Lo tengo... Cheeee cacho policía estoy hecho. Claro la gente no lo sabe pero muchas pistas has dado. PD.jjjjjjjjj

      Eliminar
  9. Estimado Ernesto, no tengo el placer de conocerte personalmente con lo cual, aunque oposité en ocasiones a "gilipollas del culo", no creo que en esas lineas me dispares a mí, ya que no es un buen estilo criticar al que no conoces.
    Me han gustado esas indirectas diplomadas que has mencionado y que comparto, con lo cual te reto a animar a tus lectores y seguidores a sacarlas a la luz. Por qué no damos la posibilidad de opinar, con educación pero diciendo la verdad, sobre los libros "corta pega" y esos cursos policiales "inventados" para que no nos vendan más humo, o vendamos. Pongamos la cara colorada a quien se la merece. Perdona pero he decirte que este artículo tuyo es muy del estilo de Pérez Reverte.
    Por cierto, soy amigo y en su momento compañero, de Hernández y Pecci.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Asociación TPA. ¿Pinki?

      Un saludo.

      Ernesto.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

CUANDO LAS RATAS PRESUMEN DE PLACA, SIN SABER QUÉ ES SER POLICÍA