EL RESCATE DE UNA MEMORIA MOJADA Y OLVIDADA

Lo que seguidamente van a leer no es nuevo y quizá ya huela a rancio. Pero es, posiblemente, lo único que tengo de aquella época. Un reconocimiento que aún no se ha secado. Hay cosas que nunca se olvidan, ya sea por dolor o por alegría.


Mi hijo desempolvó ayer un recuerdo siempre latente en mí. Unas gratificantes palabras brindadas por un compañero, y sin embargo también amigo. Fueron y siguen siendo la mejor condecoración jamás recibida (en realidad carezco de tales distinciones). No es vanidad, no se equivoquen, es necesidad: no puedo luchar contra la memoria. Siempre pierdo el combate en ese campo de batalla al que llamamos ‘recuerdo’. Las zancadillas, los empujones, los pisotones y los escupitajos fueron salvados, pero no olvidados. Los embustes siguen habitando en la nube del contubernio antinatural e interesado. La caverna de la mentira continúa subvencionada. Ahora, con permiso del todopoderoso tiempo, me permito hacer ciertos ejercicios recordatorios y reflexivos.


Estas palabras fueron escritas, en este espacio, el 6 de julio de 2010 por el subinspector de la Policía Local de La Línea de la Concepción Rafael Aradas Alarcón. Pueden leerlas en el enlace o directamente en este mismo artículo, saltándose el link:



Palabras que se citan:
Para empezar, quiero pedir disculpas, pues no sé si este es el lugar adecuado para publicar este comentario, por ser un lugar específico para este artículo, pero no sé encontrar otro.


Hoy quisiera hablar del autor de este blog, pero no de sus cualidades como instructor de tiro, que los asiduos al blog y especialistas conocerán con toda seguridad mejor que yo, que, hasta cierto punto, soy un neófito. Hoy voy a hablar de Ernesto Pérez como policía y como persona, pero sobre todo como policía. Como persona me lo reservo para el ámbito personal entre él y yo.


Quiero reflejar sus excepcionales cualidades profesionales que no se limitan a una aptitud incuestionable, sino sobre todo a una actitud fuera de lo común que lo han convertido, para mí, en el mejor policía que conozco. Él me dijo, hace poco tiempo, que era policía mientras que otros cobraban por serlo. ¡Qué gran verdad! Ser policía no se limita a vestir el uniforme. Ser policía es un cúmulo de cosas que conllevan: dedicación, esfuerzo, preparación y formación continua. Todo ello acompañado, muchas veces, de alegrías, pero otras tantas de sinsabores y de luchas contra elementos que poco saben del esfuerzo diario del que vela por el bienestar de los que convivimos en esta sociedad.

Por todo ello, quiero felicitarte hoy Ernesto, por tu honestidad laboral sin límites y por tu saber estar a lo largo de estos años que hemos compartido subidos en un viejo y destartalado patrullero.


Voy a exponer un pequeño ejemplo de su actitud. El día 4 del presente mes, el agente de policía don Ernesto Pérez Vera recibió un aviso de la Sala del 092 informando que una persona se estaba ahogando en las playas de nuestra ciudad, lo cual es habitual en la zona por la peligrosidad de las aguas del Estrecho. Pues bien, este policía se desprendió de su uniforme y equipo y, sin pensárselo dos veces, se lanzó al mar. Y con un temporal de levante que hubiera amedrentado a la mayoría, nadó más de 150 metros mar adentro y consiguió rescatar a quien se ahogaba. El bañista, para dificultar más aún el peligroso rescate, superaba los 120 kilogramos de peso.


En fin, una hazaña digna de un héroe. Una actuación al alcance de muy pocos. Por ello, aprovecho este espacio para felicitarte por este acto heroico que ya es suficiente para catalogarte como persona, y como policía, para toda la vida. Yo sé que esto, para ti, no es bastante y que en el futuro volverás a hacer cosas similares o incluso mejores, si cabe. En definitiva, quiero agradecer tu ejemplo y tu perseverancia, y desde este foro mostrarte mi más profunda admiración. Quizás otros no sepan valorar estas cosas, pero yo sí.


Tu compañero y amigo, Rafael Aradas Alarcón. Siempre Fali.


* Artículo relacionado:

Comentarios

  1. Hola amigo, pues no, no huele a rancio... A mí me huele a brisa fresca. Aunque sabía de esta actuación porque no se cuando, la verdad, lo leí porque algún compañero tuyo hizo referencia en tu blog del hecho, aquella vez no lo hice porque no "tocaba", pero hoy sí.
    Solo hay que empatizar un momento en la situacion para entender lo que hiciste. Ser POLICIA con mayúsculas. Enhorabuena. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Manolo. Poco tiempo después fallecieron unos compañeros del CNP en Galicia haciendo lo mismo y me llamó Fali para decirme que se había emocionado oyendo la noticia y recordando aquello de julio de 2010, que mis jefes políticos silenciaron para no tener que reconocerme de modo alguno.

      Un abrazo.

      Ernesto

      Eliminar
  2. Soy un "patrullero" normalito, de una pequeña PL del centro de la península, con 16 años de servicio a mis espaldas. He atendido toda clase de incidencias y habré participado en más de 50 detenciones propias de mi PL o apoyando a GC. Nunca he hecho una heroicidad como la tuya.....solo he intentado hacer las cosas lo mejor que he sabido y podido. En estos 16 años sólo he recibido como único reconocimiento una felicitación por escrito de un comandante de puesto de GC por una detención con decomiso de una cantidad importante de drogas. De mi unidad nada de nada. Enhorabuena por ese servicio Ernesto. Es una lástima que ya no lleves uniforme.

    M.A.G.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tus palabras, M.A.G. En mi plantilla hay policías, muchos de ellos mandos, que no han hecho tus 50 detenciones ni en 16 ni en 26 años. Y esto no es pequeño y ajeno a las incidencias. Enhorabuena.

    Feliz 2015.

    Ernesto

    ResponderEliminar
  4. Lo mismo te deseo Ernesto.........y lo mismo para todos los compañeros que suelen visitar tu blog.......Feliz 2015.

    ResponderEliminar
  5. Amigo Ernesto,siento decirte que tu artículo me sabe a agridulce. Y lo vas a entender el porqué.

    Por una parte me alegra que por lo menos alguien reconozca públicamente lo buen profesional que eres, eso digan lo que digan siempre es de agradecer. Pero por otro lado siento amargura.

    Amargura como ciudadano y como policía incapcitado que soy. Lo primero porque todos debemos sentirnos mal al no poder seguir contando con tus servicios en la calle, y lo segundo porque para un COMPAÑERO que merece tal palabra, me encuentro ante 30 que son meros mercenarios peseteros.

    Lo dicho, no puedo evitar ese sentimiento, no quiero ni deseo ser diplomático al decir, que ojalá tu siguieras vistiendo el uniforme de la Policía Local y algún que otro se encontrará donde se merece, en su casa o quién sabe si en un lugar más sombrio.

    Un abrazo y gracias por haberme creer que aún existen policías de verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Juan. Tú sí que eres un héroe.

      Un abrazo.

      Ernesto.

      Eliminar
  6. Amigo Ernesto,siento decirte que tu artículo me sabe a agridulce. Y lo vas a entender el porqué.

    Por una parte me alegra que por lo menos alguien reconozca públicamente lo buen profesional que eres, eso digan lo que digan siempre es de agradecer. Pero por otro lado siento amargura.

    Amargura como ciudadano y como policía incapcitado que soy. Lo primero porque todos debemos sentirnos mal al no poder seguir contando con tus servicios en la calle, y lo segundo porque para un COMPAÑERO que merece tal palabra, me encuentro ante 30 que son meros mercenarios peseteros.

    Lo dicho, no puedo evitar ese sentimiento, no quiero ni deseo ser diplomático al decir, que ojalá tu siguieras vistiendo el uniforme de la Policía Local y algún que otro se encontrará donde se merece, en su casa o quién sabe si en un lugar más sombrio.

    Un abrazo y gracias por haberme creer que aún existen policías de verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Juan. Tú sí que eres un héroe.

      Un abrazo.

      Ernesto.

      Eliminar
  7. Gran actuación y gran perdida para la sociedad de un poli de los de verdad,tú Ernesto.
    Algo parecido me paso,noche de agosto,pueblo de costa,fiestas mayores y cinco minutos para finalizar turno,patrullaje por el paseo maritimo y la muchedumbre se nos tira encima de las motoclicletas señalando el medio de la bahía,tres individuos con una lancha no vieron el pequeño rompeolas que partia el muelle,saltandolo por encima con esta y prceipitandose al mar.
    En fin,pues lo mismo,chapuzón nocturno,eso si,con buena temperatura y nada de olas,subimos como pudimos a los tres individuos a la lancha y la empujamos a la orilla donde estaba el 061,uno de ellos tenía un traumatismo craneal importante,la gente aplaudiendo y la verdad nos sentimos como heroes..
    La parte triste,después de escribir el informe y acabar el turno pasadas tres horas,encima que era final de turno semanal,ninguna llamada,ninguna felicitación verbal por parte de mis superiores,nada de nada..
    Eso si un mes más tarde y después de una accidentada,trabajosa y porque no,desafortunada detención,con posterior incidente en dependencias,de esas que pasán cuando no hay jefes de esos que mandan tanto y cobrán más aún.
    A la mañana siguiente a las 9 am,después de una larga noche,llamada del jefe supremo,amenazando por el resultado de nuestra actuación y que tendría consequéncias,para colmo de los colmos finalizando con un,"recuerdas la actuación de la lancha?pues de esta te salvas por aquella!"
    Perdón por el tostón Ernesto,pero tuviste mucha suerte por tener un superior así,y como tú has dicho,quedate con la felicitación de la gente que te importa,las críticas de los inútiles sirven para darnos más fuerza y seguir adelante con decisión.
    Un abrazo a un tipo que siempre seguirá siendo un POLICIA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Álex B. Y enhorabuena.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

SÍNDROME DE DUNNING-KRUGER: BURROS ENGREIDOS